lunes

Nuestro Proyecto.




Los seres humanos somos así: todo nos gusta más si lo vemos en casa de otro. Esa panera de plástico que nos haría enrojecer de vergüenza en la mesa de mamá si estamos presentando a un nuevo amor, puede volverse cool en el contexto adecuado. Y a la inversa, es imposible apreciar lo bueno hasta que lo perdemos. Nadie valora la increíble pureza del diseño de esa licuadora setentista hasta que la tira por inútil. Y luego, a llorar lágrimas de cocodrilo cuando se la vea reluciente y vengativa, pavoneándose en el restaurante más hippie de Palermo.
Lo que me motivó a comenzar este proyecto fue la necesidad de rescatar a los objetos de su vacua existencia desapercibida y ponerlos en el centro de la escena.
Mostrarlos como estrellas, con toda su carga emotiva vintage, su bizarrismo o sencillamente su belleza.
Texto original, por Marcela Basch. Adaptado por mi :)

2 comentarios:

  1. Gracias Marcelina! Estoy recién empezando con muchas ganas! gracias por pasar.

    ResponderEliminar